Revista Buen Estilo Edición ll – página 08

/Revista Buen Estilo Edición ll – página 08
Revista Buen Estilo Edición ll – página 082017-07-11T21:44:51+00:00

Revista Buen Estilo Edición ll - página 08

En este momento está en la página 08

EL VINO Y SUS CARACTERÍSTICAS

UN RECORRIDO QUE SORPRENDE DESCORCHE TRAS DESCORCHE

Por: Danitza Rojas Senoceaín

Periodista

El vino cada día adopta más adherentes. La gente quiere degustar y más aún, aprender. Vaya entonces esta columna para ellos, los que en primera instancia sólo reconocen un tinto de un blanco.

Los vinos se diversifican inicialmente por sus cepas; en tintos tenemos Cabernet Sauvignon, Carmenere, Merlot, Cabernet Franc, Pinot, etc.,

mientras que en blancos están los Sauvignon Blanc, Chardonnay y Pinot Grigio, entre otros. Asimismo, existen los ensamblajes o coupage, que son las mezclas de cepas en una sola botella. En primera instancia, sugerimos

que se prueben individualmente para luego disfrutar de las mezclas. Interesante saber que ningún vino es 100% de una sola cepa, pero al tener 75% de una, se toma como predominante y se etiqueta.

Posteriormente, hay que precisar entre un vino de Mesa, un Reserva o un Gran Reserva. La diferencia es la calidad de producción y el descanso en barrica. Su definición también nos permitirá saber si son vinos de guarda o debemos beberlos en el año. Cabe señalar que en Europa el estricto control de los meses en barrica no es igual que en Chile, donde se apunta más a la calidad de su producción.

También están los vinos orgánicos, que significa que no existe uso de químicos en la vid; y los biodinámicos, cuyas uvas se cosechan según ciclos astronómicos. Últimamente se ha visto etiquetas que ofertan como “hecho a mano” e incluso, en Chile encontramos vinos que tienen guarda bajo el mar.

Otro punto a considerar es el año de la etiqueta (cosecha), que es lo que ayuda a dilucidar, según las

características de la botella, si es un vino joven y, por ende, más frutal o más añoso y con ello, más persistente y amaderado.

Finalmente está el terroir, que es el valle donde están plantadas las vides que ya fermentadas consumiremos. Hay valles más cálidos con vinos que se destacan por sus frutos rojos y dulzor final; otros son más fríos como los de altura, que se producen al interior de la Región de Antofagasta, entre otros.

Lo ideal es variar las degustaciones, pues la única forma de aprender de vinos, es bebiéndolos (prudentemente). No debemos olvidar que después de la tercera copa, las papilas gustativas van perdiendo sus cualidades.

Importante es que siempre al descorchar una botella, podrá probar tres tipos de vinos distintos. Si lo bebe inmediatamente, será un vino fuerte y alcoholizado, si lo agita suavemente en su copa antes de ingerir, podrá notar mayores características a nivel olfativo y gustativo. Y si su vino lo deja reposar un tiempo prolongado, ya será un mosto completamente diferente, más amigable (existen accesorios para apurar ese proceso). Recuerde consumir a la temperatura adecuada y especialmente con un buen estado de ánimo, pues al ser el vino un ente vivo, lo sentirá distinto si está malhumorado, alegre o triste.

Esto es sólo el inicio cuando de vinos hablamos, pues cada cepa tiene sus características, hombres y mujeres tienen gustos distintos, jóvenes y adultos también… por lo que entrar en este mundo es algo de nunca acabar, un recorrido apasionante y que sorprende descorche tras descorche… Salud-os!

@Danitza_Rojas_S

Recuerde consumir a la temperatura adecuada y especialmente con un buen estado de ánimo, pues al ser el vino un ente vivo, lo sentirá distinto si está malhumorado, alegre o triste.

Comentarios