Revista Buen Estilo Edición ll – página 30

/Revista Buen Estilo Edición ll – página 30
Revista Buen Estilo Edición ll – página 302017-07-11T21:23:26+00:00

Revista Buen Estilo Edición ll - página 30

En este momento está en la página 30

LA PALOMA

111 AÑOS DE HISTORIA Y CALIDAD

Casa Castilla. Una casona emplazada en calle Prat 581 y 585, que ha sido testigo de una tradición familiar que ha vencido el paso de los años, las crisis económicas e incluso el arribo del Retail.

¿Pero cómo era La Paloma en sus inicios? Para responder esa pregunta debemos primero hacer un viaje al pasado, e imaginarnos aquellas tiendas con amplios mesones, y estanterías que superaban el alcance de las manos, y por ello las escaleras siempre estaban presentes. Al centro podían apreciarse las telas, algunas en rollos otras desplegadas, con texturas y diseños que maravillaban a clientes y visitantes, mientras trajes, vestidos y sombreros provenientes de España, Francia e Italia coronaban un espacio que fue destino obligado de los primeros antofagastinos.

Sergio Santolaya, uno de los herederos de esta tradición familiar agrega que más allá de la calidad, el sello que buscó primero Raimundo García y después su padre Raimundo Santolaya García, fue el trato personalizado al cliente, un distintivo que hasta hoy mantiene La Paloma y Casa Castilla, en una Antofagasta siempre impersonal y con pocas sonrisas.

“Que venir a La Paloma fuera una experiencia” es una frase recurrente en esta entrevista, que por momentos nos lleva a una ciudad muy distinta a la que vemos hoy. Fue así, que en este comercio, punto de encuentro de los más distinguidos caballeros y esforzados pampinos, cuando arriba primero a Santiago y luego a Antofagasta, Raimundo Santolaya García, sobrino del fundador de la Paloma, a la edad de 13 años. Momento clave para el futuro de la tienda.

Raimundo tras aprender y realizar todas las labores del negocio, en 1925 debe asumir su conducción ante la muerte precipitada de su tío. Fue aquí cuando la familia Santolaya debe hacer frente primero a la crisis del Salitre y después a un comercio que poco a poco dejaba atrás a modistas y sastres.

Pero supo reinventarse, sumando años más tarde a sus hijos Sergio y Enrique, y los socios Desiderio Leucheta y Alejandro Stern. Destacan en este siglo de historia un cambio de giro e incluso de domicilio, trasladando La Paloma primero a Prat #651 en la década de los 70’, y después a calle Condell #2486 en 1998.

Orden, fidelidad con sus trabajadores y clientes, además de la capacidad de buscar siempre las necesidades del mercado, son las claves que en la actualidad mantienen con vida a esta tradicional tienda, hoy en el segundo piso de Prat #651, y cuya especialidad continúan siendo las telas de calidad.

Es evidente que Antofagasta y el mundo cambio, pero Sergio Santolaya y Gonzalo, hijo de don Enrique, son renuentes en abandonar su tradición y aquello que los hace diferentes, ya sea en La Paloma y hoy en Casa Castilla, donde tiene lugar esta conversación.

No debe ser menor tener esta herencia sobre sus hombros, y saber que han marcado la historia de la ciudad con dos nombres que son sinónimo de calidad. Por ello su responsabilidad es doble, demostrar que la calidad no es algo reservado para unos pocos, y que en Antofagasta aún es posible vestir con estilo. BE

Casa Castilla nace en diciembre de 1957 como una tienda especializada en el buen vestir, siendo heredera de la tradición y prestigio de La Paloma, la que continuo especializada en telas. De esta forma Casa Castilla, de la familia Santolaya García, procuró introducir en Antofagasta las mejores marcas de zapatos, trajes y camisas como McGregor y Arrow entre otras.

En la actualidad la calidad de sus productos, y las facilidades de pago que entrega la tienda, les ha permitido continuar a pesar del arribo de las principales tiendas de departamento del país y Centros Comerciales al centro de Antofagasta, transformándose en sello de calidad que esperan continuar por otros 100 años.

Comentarios